sábado, 27 de septiembre de 2014

Buscando a Sherlock Holmes

Londres nos encanta tanto para ir con peques como para ir sin niños. Ofrece mil opciones y lugares interesantes que visitar.

Hoy os propongo una ruta a través de un libro y su personaje “Las historias de Sherlock Holmes” escrito por Arthur Conan Doyle. Hay películas y series sobre este personaje, pero este clásico de la literatura merece la pena leerlo.

Sherlock Holmes
Vamos a empezar la ruta dirigiéndonos desde donde estemos hasta la parada de metro de Baker Street. Hay que ir atentos porque en la estación puedes encontrar unos azulejos con el típico perfil de Holmes pintado en ellos en varios tonos. Nada más salir al exterior, encontramos la estatua de Sherlock Holmes, una de las poquísimas estatuas de todo Londres dedicadas a personajes de ficción.
En la misma calle está la CasaMuseo Sherlock Holmes (221-B Baker St.) Sin ninguna duda, la mejor forma de zambullirse de pleno en el personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle. La casa mantiene las descripciones exactas del libro, incluso hay figuras de cera de los personajes. La casa tiene 3 plantas y se supone que es donde se alojaron Sherlock Holmes y el Doctor Watson, en compañía de su ama de llaves, la señorita Hudson, entre 1881 y 1904 según el libro. Una curiosidad, se permite que el lugar mantenga en 221-b como número en honor a su ilustre residente, aunque en realidad le correspondería el número 239.

The Sherlock Holmes Museum

De allí podemos dirigirnos al 2 de Devonshire Place donde el autor del libro tenía su consulta (era médico); el edificio se llama Conan Doyle House. Después podemos ir al 15 de Welbeck Street donde el profesor Moriarty (el gran enemigo de Holmes) quiso acabar con la vida de Sherlock Holmes.
En el 2 de Upper Wimpole Street  una placa certifica que ese era el hogar de Conan Doyle. Muy cerca (9 de Queen Anne Street) está el que se supone que era el hogar del Dr. Watson antes de vivir con Sherlock Holmes.

Seguimos por Oxford Circus, nombrado en estas aventuras como Regent Circus, que es la zona donde cruzan las calles Oxford y Regent. Es una zona llena de tiendas y restaurante. Por esta zona si el presupuesto lo permite se puede comer en el restaurante en el cual según Conan Doyle, Sherlock Holmes y Watson se conocieron el año nuevo de 1881, Criterion Restaurant (224 de Piccadilly). Es un restaurante, abierto en 1874, de techos con dorados, suelo de mármol, espejos… y recibió el premio al mejor restaurante de Londres de 2011.


Seguimos nuestro paseo por Piccadilly Circus (confluencia de las calles Regent y Shaftesbur), también mencionada en el libro. Piccadilly Circus es una de las plazas más famosas de la ciudad de Londres y una de las más conocidas en todo el mundo. No solo se nombra en este libro, sus enormes carteles publicitarios luminosos han sido vistos en infinidad de ocasiones en muchas películas.

Para ayudar a la Policía, Sherlock Holmes frecuenta las oficinas de Scotland Yard. En el 4 de Whitehall Place podemos ver las primeras oficinas de la Scotland Yard. Continuando el paseo, otra opción para comer es el Sherlock Holmes Pub (10-11 de Northumberland Street). En 1957 compraron un montón de reliquias de una gran exposición sobre Sherlock Holmes del Festival of Britain. No aparece en el libro, pero es parada indispensable en una ruta sobre este personaje.

The Sherlock Holmes Pub

O bien, se puede optar por Simpson’s-in-the-Strand, el restaurante preferido de Sherlock Holmes y Watson. Abierto en 1828, es un restaurante clásico y muy típico inglés para adentrarse en el ambiente londinense. Es caro, pero no tanto como se puede presuponer. Recomendable el roastbeef y el solomillo Wellington.

Seguimos hacia  la estación de  metro de Charing Cross. Aquí, en Agar Street  hay una comisaría en el lugar que estaba el Charing Cross Hospital, donde curaron a Sherlock Holmes de la gran paliza que recibió fuera del Café Royal de Regent Street.

De ahí, nos dirigimos a Covent Garden. En esta zona, aparecen muchos lugares en estas aventuras: el Lyceum Theatre es el lugar donde Sherlock Holmes, Watson y Mary Morstan tuvieron su cita con Thaddeus Sholto en El signo de los cuatro; el Royal Opera House -o Covent Garden Opera- donde Holmes sugiere una visita para ir a ver un segundo acto de una obra de Wagner en El círculo rojo. Si antes nos has comido aquí hay una oferta gastronómica genial para cualquier presupuesto. 

No hay excusa, a coger a los peques, una lupa, una pipa, un sombrero, un bloc de notas y a buscar a Sherlock Holmes por Londres. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario